Administradores de fincas

En estos años de experiencia he conocido muchos administradores de fincas. Como en todas las profesiones, incluyendo la mía de protección contra incendios, me he encontrado de todo. Uno de ellos me pedía comisión si quería hacer los mantenimientos de «sus» edificios, otros no sabían de que les hablaba cuando les nombraba los sistemas de detección de incendios ni querían saber que eran  y otros, por fortuna la mayoría, los que si tienen arraigada la buena manera de trabajar.

Tenemos muchas comunidades de vecinos como clientes pero nuestro trato suele ser con los administradores de fincas.  Tras un tiempo de trabajo juntos me enorgullece decir que hemos ganado la confianza de los administradores con nuestro trabajo diario y que siempre que pueden nos dan la oportunidad de ofertar el mantenimiento de nuevos edificios para que la comunidad de propietarios pueda decidir si contrata o no nuestros servicios.

Nuestro trabajo en los edificios es serio y riguroso. Si existen anomalías redactamos el correspondiente informe, y si no  existen el certificado de mantenimiento.

Hay que tener en cuenta que es obligatorio al menos una vez al año realizar el mantenimiento de todas las instalaciones de PCI ya que si no se hace así el seguro puede no cubrir en caso de siniestro.

La responsabilidad del administrador es grande, debe asegurarse de que se pasa la revisión y se obtiene el certificado. Y cuando una empresa como Empyros les facilita la labor de manera de que se despreocupen completamente de la la PCI quedan agradecidos. Y ahí radica nuestra ventaja competitiva.

Incendio Centro Comercial Doha

Todos estamos impactados por lo sucedido el día 28 de mayo en Doha. Una parte de un centro comercial se incendia y el resultado, 19 muertos, de ellos 4 niños españoles. Se pueden leer en los medios de comunicación los testimonios diversos de los testigos: «no funcionaron los aspersores (rociadores)», «no funcionó bien el sistema de detección», «los bomberos no sabían adónde tenían que ir»… En fin, todo un cúmulo de despropósitos desde el inicio hasta el fin porque «los incendios solo les pasan a los demás».

No puedo evaluar las condiciones de construcción de ese centro comercial. No se ni quien lo proyectó ni tampoco quien lo ejecutó. Y si a pesar de que todo eso se hiciera bien saber si estaba mantenido el sistema contra incendios y si tenían un ingeniero capacitado para aconsejar sobre las deficiencias de construcción y sobre la mejor situación de una guardería por si un día había que evacuarla.

La protección contra incendios es un aspecto de la construcción que no se valora, en general, como algo útil y necesario. Seamos sinceros, cuando nos compramos un piso ¿valoramos más el marmol de la entrada en la planta baja o que el sótano tenga un sistema de protección contra incendios adecuado?. Cuando dejamos a nuestros mayores en una residencia, ¿le preguntamos al gerente si tienen un plan para actuar en caso de incendio? ¿o si la habitación es muy luminosa?. Si vamos a un hotel de vacaciones, ¿nos fijamos en los famosos planos de evacuación que hay en todas las habitaciones?, ¿vemos si existe un sistema de detección? ¿sabemos donde está el extintor o manguera más próximo?

En Murcia hace unos años se construyeron 2 grandes centros comerciales Thader y Nueva Condomina. Este último es uno de los más grandes del levante. En ambos centros comerciales hemos realizado la instalación contra incendios de muchas de las tiendas que están abiertas en ellos. Les puedo decir que los requisitos de seguridad contra incendios eran indispensables para que el centro comercial permitiera la apertura. Ambos están cubiertos con un sistema de rociadores además de un sistema de detección de incendios, aparte de extintores y BIEs. Es de suponer que la estructura y las vías de evacuación están bien diseñadas.  En ambos centros tienen muy interiorizada la seguridad contra incendios.

Otro centro comercial que conozco bien, el Vega Plaza de Molina de Segura, tiene una dirección  plenamente concienciada de la importancia de la protección contra incendios y está continuamente aplicando mejoras sin escatimar esfuerzos en este apartado.

Visto lo anterior, ¿podemos dar  por hecho que todo está bien en protección contra incendios?.Desgraciadamente no.

Hay muchos edificios más antiguos como centros de enseñanza, hospitales, edificios administrativos,  centros de salud, hoteles, residencias de ancianos, etc. en los que la ley no exige que  existan estos sistemas de protección. Sólo si se realizan reformas la ley les exige adaptarse. En los demás casos, la adecuación a la normativa de protección contra incendios depende de la buena voluntad de la dirección del centro.

Conozco casos concretos como el de 1 hotel de 4 estrellas que no realiza el mantenimiento legal preceptivo por «problemas económicos» y sigue funcionando sin escatimar medios para lo que ellos consideran que es rentable o el de una residencia de ancianos en la que me costó mucho convencer a la constructora (y al arquitecto) de que pusiera un sistema de detección acorde a sus necesidades y no «el más barato». También hay muchas comunidades de vecinos con los sótanos sin los medios de PCI funcionando o directamente, si son antiguos, sin medios de PCI.

La tecnología en PCI ha avanzado lo suficiente como para que haya muy pocos espacios que no se puedan proteger. Es cuestión de voluntad por parte de las personas que habitan o son usuarios de esos edificios el que todo se encuentre en orden desde el punto de vista legal y desde el punto de vista de la eficacia en protección contra incendios.

Para ello han de contar con una empresa de confianza, que no sólo realice el correcto mantenimiento de los sistemas de protección contra incendios, sino que además les asesore sobre las mejoras posibles y les informe de las deficiencias encontradas para proceder a su mejora/reparación.

Este es el valor añadido que ofrece Empyros Ingeniería contra Incendios a sus clientes.

Noticia: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/28/espana/1338223157.html

Cuestión de CONFIANZA

Hablando en una reunión de empresarios sobre cual era la ventaja competitiva de mi empresa, Empyros Ingeniería contra Incendios, me dí cuenta de que lo que se valora de nosotros es la confianza que generamos.

La confianza se debe generar desde el mismo momento del diseño y debe terminar con el mantenimiento periódico de la instalación.

La protección contra incendios es en muchos casos una cuestión de fe. Las instalaciones de extinción, sobre todo las de rociadores, gases y espuma no se suelen probar en condiciones de riesgo real por el «follón» que arman. Y afortunadamente en la inmensa mayoría de los casos nunca se llegan a usar. Y es precisamente de esto de lo que se aprovechan los malos profesionales para realizar instalaciones más baratas.

En estos años han pasado por mis manos muchos proyectos de PCI. Sin riesgo a equivocarme más del 80% estaban mal. No es la misión del supervisor administrativo ni de los colegios profesionales el revisar los cálculos que hace el «técnico titulado competente». Ni siquiera es misión de la empresa instaladora realizarlos, debe ser el proyectista.

He visto muchas instalaciones de sistemas de rociadores para ofertar el mantenimiento. Al terminar la visita y hablar con el cliente le he tenido  que decir  «Me imagino que se habrá gastado de buena fe mucho dinero en una instalación que no le va a ser útil en caso de incendio». Imaginen el aluvión de preguntas que suscita esa frase. Lo mismo ocurre en extinciones por gas, muchas de las cuales tienen unas cantidades de agente extintor claramente insuficientes.

La profesionalidad y la confianza es fundamental en la protección contra incendios. Afortunadamente los esfuerzos que se están haciendo desde el propio sector para formar mejores técnicos están dando sus frutos y actualmente hay empresas tanto nacionales como locales que están en un alto nivel de competencia.

Ese es el posicionamiento que Empyros Ingeniería contra incendios ha buscado desde el principio. Queremos clientes que duerman tranquilos y para ello nuestro gran reto es generar esa confianza.

Esa confianza se genera dando algo más que una instalación o un mantenimiento, se consigue acompañando al cliente durante todo el proceso, respondiendo a todas sus preguntas sobre legislación, aconsejándole sobre las nuevas tecnologías existentes en protección contra incendios, proponiendo mejoras constantes, ahorrándole dinero cuando es posible.

Para todo ello estamos a su servicio.

Incendio en industria hortofrutícola

Estamos acostumbrados a escuchar noticias sobre incendios pequeños en viviendas, incendios en el monte, en matorrales… Pero poco se comentan en los medios de comunicación los pequeños incendios en naves industriales. Solamente cuando el incendio arrasa la nave y son muchos los bomberos que van a apagar y controlar el incendio tenemos constancia de ello.

Reflexionemos un poco sobre el sentido de la protección contra incendios.

El primer objetivo de la protección contra incendios es el de salvar vidas. Está claro que todo se puede recuperar excepto la vida y por lo tanto, en lo primero que nos vamos a esforzar cuando se planifica un proyecto de construcción de una nave industrial, un edificio, un centro público, etc, debe ser que las personas que lo habitan puedan escapar rápidamente y en condiciones seguras.

  • Rápidamente significa que tenga las vías de evacuación apropiadas y del tamaño necesario para garantizar que en muy poco tiempo pueden salir todas las personas del recinto a un lugar seguro.
  • En condiciones seguras, dentro de lo posible, significa que durante ese camino tengan la certeza de que no se les va a caer la edificación encima y que pueden encontrar los medios necesarios para salir en caso de dificultades.

El segundo objetivo de la protección contra incendios es intentar que los daños materiales sean lo menos cuantiosos posibles. Para ello se utilizan los medios de «protección activa».

Permitidme recordar que este blog no pretende ser un un curso master de PCI, simplemente se trata de reflexionar sobre las protección contra incendios  dejando el profundizar a criterio del lector.

Si nos centramos en el incendio ocurrido el pasado día 9 de mayo en la empresa Fontestad http://www.economiadigital.es/valencia/notices/2012/05/el_infierno_del_almacen_de_naranjas_fontestad_26191.php   y sin mucha más información que la aparecida en los medios de comunicación podemos sacar algunas conclusiones.

  • Funcionó lo principal, no hubo víctimas.
  • No funcionó el siguiente objetivo, los daños materiales fueron cuantiosos. Y las pérdidas indirectas incalculables, 2.500 personas sin empleo durante mucho, mucho tiempo

Es de suponer que se abrirá una investigación sobre lo sucedido y para el bien de la profesión de ingenieros de PCI o empresas del sector sería muy interesante que fuera pública.

A mí me surgen las siguientes preguntas.

  • ¿Tenían las naves las compartimentaciones adecuadas para que no se extendiera el incendio?
  • ¿La estructura tenía la resistencia al fuego necesaria?
  • ¿Cumplía la nave los requisitos de protección activa que marca la ley?
  • ¿Se había preocupado alguna vez alguien (Compañía de seguros, dirección de la empresa, autoridades competentes, etc…) de que la nave tuviera la PCI adecuada?
  • ¿Pagará la compañía de seguros?

Obviamente la respuesta más normal a todo es NO, salvo a la última que dependerá de lo bien que los abogados de la empresa hayan negociado con la compañía de seguros.

Analizar el coste de la inversión de un buen sistema de protección contra incendios con respecto al ahorro que supone la prima del seguro y el cese de la actividad por un incendio es uno de los servicios que ofrece  Empyros.

Lo que está claro es que con un sistema de rociadores correctamente diseñado y ejecutado eso nunca hubiera pasado. Habrían ardido unos pocos metros cuadrados y el incendio se hubiera controlado de manera automática mientras llegaban los bomberos.

Las industrias hortofrutícolas  como Distinet en Calasparra y Mundosol en la Murada, que dan trabajo a mucha gente pueden estar tranquilas. Con los sistemas de rociadores diseñados y ejecutados por Empyros lo de Fontestad nunca les pasará.

Vídeo del incendio:

http://www.youtube.com/watch?v=R4otLchPIt4&feature=relmfu

El extintor

Dentro de los medios de protección contra incendios que existen en el mercado, el extintor es el más común de todos y por lo tanto el más conocido.

Quien no ha visto un extintor en la escalera de su edificio, en el garaje, en su trabajo, etcétera. Pero, ¿sabemos usarlo? ¿Somos capaces de distinguir entre los distintos tipos de extintores? Veamos de una manera breve y sencilla todos estos aspectos.

 La clasificación de los fuegos es.

A) Sólidos    B)Líquidos inflamables  C) Gases

Los extintores son mejores en función de la «cantidad de fuego» que son capaces de apagar, es decir, su eficacia. Los datos de eficacia deben ir grabados en el extintor y los mejores fabricantes se distinguen por poner en el mercado extintores de más eficacia con menor cantidad de polvo o de agente extintor. Son extintores más fáciles de manejar y con mayor capacidad de apagar un fuego que otros más pesados.

 Los extintores más  comunes en España son los de polvo químico ABC y los de CO2.

  • Los extintores de polvo son de aplicación casi universal en los fuegos mas habituales. Pueden apagar fuegos de sólidos, de líquidos inflamables y gases. Son fáciles de manejar y son muy eficaces cuando se usan en el conato del incendio (mientras el incendio puede ser controlado como el fuego de una papelera. Si bien cuantos más kilogramos de polvo contenga hemos de suponer que más apagará, esto no es siempre así. El extintor se clasifica según su eficacia y no según su peso. Las pruebas de eficacia se pueden realizar sobre sólidos (una pila de maderas ardiendo de un tamaño determinado) y sobre líquidos inflamables (una bandeja de heptano). Cuanto más apaguen más eficacia tendrán.

  • Los extintores de CO2 tienen sólo eficacia B, para fuegos superficiales y líquidos inflamables. Tienen la gran ventaja en comparación con los de polvo que no dejan ningún tipo de residuo al dispararse. El CO2 es un gas que se encuentra confinado en un recipiente de alta presión y al salir del mismo y expandirse disminuye su temperatura muchísimo, por lo que enfría lo que se encuentra. Su efecto es muy parecido al de la nieve y por eso encontraremos que también se les llama extintores de nieve carbónica. Son muy recomendables cuando el fuego se produce en cuadro eléctrico o un ordenador ya que una vez se ha depositado en forma sólida, recupera su forma gaseosa y no deja residuos tras apagar el fuego. Por lo tanto no estropea nada más que lo que ya estaba estropeado porque se había quemado. El polvo se metería por todos los circuitos electrónicos o eléctricos y sería muy difícil  de limpiar, estropeando por lo tanto la totalidad del aparato/cuadro eléctrico.

Quedo a su disposición para responder las dudas que hayan podido surgir.

 

Seguridad en el hogar

La familia. Todos pensamos en que debemos protegerla de los riesgos mas comunes. Creemos que es suficiente prevenir educando a nuestros hijos para que no metan los dedos en un enchufe, quitamos todos los productos tóxicos de su alcance, no dejamos cerillas ni encendedores cerca de ellos, ponemos barandillas y puertas en escaleras y ventanas… Pero a veces, por mucho que nos esforcemos, sucede lo impensable. Ocurre el accidente y hay que actuar. ¿Y si ese accidente es un incendio?
A continuación daremos una serie de consejos, una pincelada, de como se debe actuar.
Si ustedes quieren saber algo más de alguno de esos apartados, les invito a escribir y hacernos los comentarios que estimen oportunos.

  • Detectar el incendio: ¿tenemos que esperar a oler el humo o ver las llamas? Quizá en ese momento hayamos perdido algunos minutos preciosos para poder escapar de casa. Existen unos detectores autónomos a pilas que podemos colocar en sitios estratégicos en casa y que por la noche, y lo digo por experiencia, pueden salvar vidas.
  • Apagar el fuego: Ya tenemos el fuego, ¿que hacemos, salimos corriendo?. Teniendo un extintor a mano quizá podamos salvar nuestra casa de las llamas. Si hemos detectado pronto el fuego, podemos atacarlo con el extintor y conseguir daños mínimos.
  • El fuego es demasiado grande, hay que huir. ¿Estamos preparados para ello? ¿Tenemos la salida libre de obstáculos?¿Están puestas las llaves en la puerta? ¿Hemos pensado como reaccionaríamos? Es fundamental que tengamos un plan de actuación y que lo hayamos ensayado.
  • El fuego es en un piso superior, cerrar bien todas las puertas de la casa y las ventanas y bajar por las escaleras. Cerrando las puertas retrasaremos la entrada del fuego y humo en nuestra vivienda y si llegan los bomberos a tiempo, quizá no suframos daños materiales.
  • El fuego es un piso inferior. Cerrar las puertas para evitar la entrada de las llamas y el humo. Poner paños húmedos en los marcos de donde estemos para que no entre el humo. Pedir ayuda por la ventana.

Recordemos que se trata de salvar nuestra vida y la de nuestra familia. Con la prevención, los medios adecuados, la planificación y los ensayos es bastante probable que cuando llegue el momento de actuar seamos capaces de hacerlo.

 

Bienvenidos

Empyros Ingeniería Contra Incendios inaugura con esta web una nueva manera de vivir la protección contra incendios. Queremos que pueda comentarnos sus dudas,  sus experiencias, sus preguntas e  inquietudes referentes a la protección contra incendios. Todo aquello que pueda enriquecer al resto de usuarios de esta web, incluidos nosotros los profesionales, es bienvenido.